fbpx
Blog

El drama del desempleo en Colombia

Pedro Angel Quintero Tirado
Twitter: @pangelquintero

El historiador Michael Denning ha descrito perfectamente el drama de la desocupación al afirmar que en el sistema actual la única cosa peor que estar explotado es no estar explotado, ya que desde los comienzos de esta nueva etapa donde se impuso este tipo de trabajo como hegemónico, la vida sin salario ha sido una calamidad para aquellos desposeídos de tierra, de herramientas y de medios de subsistencia.

No es menor este flagelo, cuando el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) ha publicado la tasa de desempleo en enero de 2019, el cual estuvo en un 12,8%, mostrando un incremento con respecto al mismo mes del año pasado cuando se ubicó en 11,8 %. Esto significa que, al comenzar el año, 298.000 personas más se encontraban en desempleo subiendo la cifra a 3,1 millones de personas en estas circunstancias

Sumado a este gran problema está la actual persecución de la economía popular, que es la base del sustento de más del 50% de colombianos excluidos del mercado laboral y que despectivamente los expertos llaman “informalidad”, la cual ha visto una cacería sin precedentes bajo el nuevo código de policía, y por ello siendo constante la zozobra de los trabajadores de esté sector al entender que se encuentran en una supuesta situación de “ilegalidad”, dada la nefasta e ilegal normativa vigente.

Lo anterior muestra varias cosas: el camino al fracaso del manejo económico por parte de los llamados “expertos”, quienes siguen creyendo en el efecto derrame al pensar que con el crecimiento de la economía crece el empleo y los demás indicadores sociales, nada más falso que esto; por otra parte también esta la falta de ideas y creatividad para estimular las economías populares y locales por medio de la asociatividad, un ejemplo de ello podría ser el estímulo de la Economía Social y Solidaria, sin embargo lo anterior no es posible si el estado no asume un rol preponderante en su impulso.

Y si bien el problema del desempleo es estructural en el sistema que nos encontramos, los gobiernos nacionales, departamentales y municipales deben intervenir en el manejo económico. El estado no puede seguir siendo visto como una empresa donde solo se debe conseguir el equilibrio económico basado en los ingresos y gastos, ya que también existe un equilibrio social de miles de colombianos que claman por un mínimo de acceso a una fuente de ingresos que les permita la subsistencia básica.

Mientras tanto el drama del desempleo seguirá siendo para muchos colombianos una pesadilla, llena de incertidumbre y desesperanza en un país que solo habla de eficiencia, eficacia, productividad y demás, olvidándose que hay seres humanos que merecen vivir dignamente, y que parte de esto está en el derecho al trabajo.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top