Blog

Petro, Navarro, Robledo y la estrategia política que hay detrás de la “defensa del agua” en Bucaramanga

Es imperativo que, develada esta perversa estrategia política que lidera el populista de izquierda Leonidas Gómez, los santandereanos nos unamos para que nuestro territorio no se convierta en la plataforma de un proyecto que está calcando, paso a paso, la iniciativa que tuvo el coronel Hugo Chávez en Venezuela, hace 19 años.

Por: Henrique Gómez Paris

Columnista de Opinión

@hgomezparis

Agosto 22 de 2017

Los precandidatos presidenciales Gustavo Petro y Antonio Navarro se sumaron a la actividad populista que adelanta en Bucaramanga el militante del Polo Democrático Leonidas Gómez, como parte de la estrategia que impulsa la izquierda en todo el país en contra de la economía colombiana, cuyos ingresos dependen fundamentalmente de la minería y el petróleo.

El pasado 7 de agosto, Petro trinó en su cuenta de twitter que “el gobierno de la empresa que acabará con el agua de Bucaramanga acaba de ejecutar 14 opositores. Ningún medio lo dice porque es Arabia Saudita”. La frase encarna en sí misma dos grandes mentiras: MINESA no tiene posibilidad alguna de acabar con el agua, y Arabia Saudita no es propietaria de la empresa.

Diez días después, Antonio Navarro Wolff protagonizó en Bucaramanga una rueda de prensa diseñada para convocar a una marcha política basada en la misma mentira de Petro; obviamente sin explicarle a los Bumangueses que los efectos de la misma no serán en las operaciones de MINESA, a la que Leonidas Gómez le ha declarado la “guerra”, sino que busca alimentar la estrategia política de la izquierda a nivel nacional.

Por último, el populista de izquierda Leonidas Gómez dejó atrás la máscara de independiente y se inscribió el pasado sábado como militante del Polo Democrático, para abanderar la campaña presidencial del precandidato Jorge Enrique Robledo, quien no marca en las encuestas y seguramente se sumará al ungido de la izquierda, que a partir de septiembre la conformará oficialmente el Polo, con Alianza Verde, el partido Comunista y FARC.

Así funciona la estrategia política del agua

En el foro realizado el pasado viernes en Vetas, los ministerios de ambiente y minas expusieron los argumentos legales que le dan exclusividad a sus habitantes de decidir sobre la minería en su territorio, siempre y cuando sea por fuera del páramo de Santurbán. Si legalmente no se puede hacer nada desde Bucaramanga, ¿por qué insiste la izquierda en involucrar a la ciudad en un debate que no resuelve nada? La respuesta es política, y la aporta con cifras la Registraduría Nacional. Al hacerse el ejercicio de comparar la votación de 2015 de Bucaramanga con la de toda la provincia de Soto Norte, la primera supera en veinte veces a la segunda (281 mil contra 15 mil votos). Este pequeño análisis permite develar los siguientes pilares de la estrategia populista de la izquierda con la defensa del agua:

  • A Leonidas no le interesa el páramo sino los votos.

 Leonidas Gómez, entonces candidato independiente, fue en 2015 el último en votación en Soto Norte, provincia en la que recibió mil votos (sólo el 7 por ciento); mientras que en Bucaramanga fue primero con 101 mil 247 votos (36 por ciento de los votos). Claramente, a Leonidas Gómez no le interesa el páramo, ni sus pobladores, y mucho menos los habitantes de California y Vetas, afectados actualmente por un altísimo desempleo, porque el volumen de votos que aportan no le suma en su pretensión de ser Senador (ahora por el Polo Democrático). Por eso se inventa que el agua de Bucaramanga será envenenada por la minería de Soto Norte, para así poder trasladar el debate político a la Ciudad mediante el pánico.

  • “agua sí, oro no” en Bucaramanga, “oro si, agua no” en Barrancabermeja.

El interés político de Leonidas en Barrancabermeja va por cuenta de los 22.607 votos que obtuvo en 2015, una base electoral que puede mantener o aumentar si capitaliza el desaliento y desespero de los ciudadanos del puerto petrolero santandereano, que viven una de las peores crisis económicas de su historia.

Para ello, Leonidas Gómez se unió a la marcha que el 17 de mayo hicieron los habitantes de Barrancabermeja para reclamar por el incumplimiento del presidente Santos en modernizar la refinería de ECOPETROL, empresa que pertenece al mismo sector productivo de la minería (la industria extractiva). Sólo que Gómez no se atreve a mencionar allá la contaminación que la extracción y refinamiento de petróleo le genera al ecosistema, porque perdería una gran cantidad de adeptos.

Tan abierta es la doble moral que la ambición política ha sembrado en el otrora independiente Leonidas Gómez, que uno de los “expertos” que invita a Bucaramanga a hablar en contra de la minería, llamado Luis Alvaro Pardo Becerra, denuncia el daño que la industria petrolera le hace al agua, como lo demuestra su muro de Facebook, en el que tiene colgado un artículo titulado “El petróleo acabó con el agua de Puerto Asís” y una denuncia que acusa a la exploración petrolera en Simacota de contaminar el río Colorado.

De tal suerte que para Leonidas, es políticamente correcto decir “agua no, oro sí” en Barrancabermeja y todo lo contrario en Bucaramanga.

 Repetir un éxito publicitario del pasado

 Leonídas Gómez estuvo detrás de la marcha del “agua sí, oro no” que con éxito se llevó a cabo el 25 de febrero de 2011 en Bucaramanga, para la cual se valió de su hermano Alfonso (entonces presidente de Fenalco Santander) para propagar el slogan en franjas de empresarios y la opinión pública de la ciudad. Si bien no le alcanzó para obtener réditos políticos (pues su candidato al Senado Erwing Rodríguez-Salah solo logró mil votos), la convocatoria generó una visibilidad nacional que le permite pensar a Leonidas que al repetir el impacto mediático, va a asegurar la votación de la capital de Santander para su objetivo de marzo de 2018.

  • Traer gente de izquierda de todo el país a la marcha

Petro y Navarro no fueron los primeros ni serán los últimos políticos no santandereanos en alimentar el fogón montado por Leonidas Gómez. La izquierda está contactando a los líderes políticos del Polo de todo el país para que movilicen gente y aumenten el tamaño del incendio en Bucaramanga. La más reciente evidencia la genera un video en el que el senador del Polo Democrático, Alexánder López, anuncia su participación en la marcha de supuesta defensa de un páramo que ya está protegido y un recurso que no está amenazado: “He sido invitado a conformar la Gran Alianza por la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán. El 6 de octubre tenemos una gran tarea, y es ir a la movilización a Bucaramanga por el derecho al agua, y para que el páramo sea protegido integralmente… Va a ser un ejemplo, una gran red, para la defensa de nuestros recursos. Esta marcha debe sonar en todo el Mundo”, afirma el político caleño.

Es imperativo que, develada esta perversa estrategia política que lidera el populista de izquierda Leonidas Gómez, los santandereanos nos unamos para que nuestro territorio no se convierta en la plataforma de un proyecto que está calcando, paso a paso, la iniciativa que tuvo el coronel Hugo Chávez en Venezuela para acceder al poder nacional y conducir a un país próspero a la ruina moral y económica que hoy repudia todo el mundo. Sin miedo, con resolución absoluta, defendamos a nuestro departamento. Digámosle a los nostálgicos de Chávez que se pueden ir a Venezuela a disfrutar del régimen de Maduro. En Santander NO.

____________________________________________________________________________________________

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Carácter no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − cuatro =

Más populares

To Top