Blog

Santurbán sigue perdiendo

Por: Laura Luna

Columnista de Opinión

@LauraMLuna

Noviembre 10 de 2017

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.

Aristóteles

 

Esta semana la Corte Constitucional derogó la resolución que delimita al páramo de Santurbán ubicado en Santander, pues se evidenció que no se tuvo en cuenta la “opinión” de la comunidad sobre los proyectos mineros que se adelantan en la región.

Uso las comillas para resaltar la palabra opinión porque al leer esas noticias en prensa o verla en televisión uno intuye casi que ingenuamente, que van a preguntar tocando puerta a puerta en las casas que colindan el territorio paramuno. Y no es así, lo que manifiesta la sentencia es que debe hacerse una convocatoria pública y abierta para entablar un diálogo con la comunidad.

Parece un triunfo para los ambientalistas, pero en realidad es una derrota para el ecosistema y su protección. Las autoridades competentes no pueden monitorear adecuadamente un territorio que no tienen delimitado. Y entonces, lo que legalmente se visualiza como un reconocimiento de la ciudadanía, funciona más como un obstáculo para la preservación.

En una columna anterior había manifestado mi preocupación al ver el activismo inmediato que gestiona marchas a favor del agua y en contra de la minería, pero no investiga, ni propone acciones concretas de mitigación y preservación. No he visto a los marchantes reclamar ante lo ilógico que es desconocer el páramo, anular sus linderos e invisibilizar las aproximadamente 98.954 hectáreas que lo constituyen.

Es claro que como lo ha manifestado el Gobierno Nacional la delimitación de este páramo debe proteger el medio ambiente de forma armónica con las necesidades de las comunidades que allí habitan. Sin embargo, es irresponsable pensar que el fallo contribuye a ese propósito pues la consulta popular no puede sobreponerse al argumento de expertos, científicos y estudiosos para demarcar Santurbán.

No todo puede decidirse participativamente, no nos engañemos. La ciudadanía debe opinar y participar en su rol de habitantes y beneficiarios del ecosistema, pero las entidades ambientales y los tomadores de decisiones están llamados a investigar y legislar al respecto. Hasta ahora la mencionada resolución lo único positivo que evidencia es un poco de incertidumbre para algunos títulos mineros, que seguramente no tardarán en hallar la manera de lograr sus objetivos.

Así que, Santurbán sigue perdiendo. Pierde a gran escala cuando no existen medidas rigurosas para las empresas extractoras y mineras, a mediana escala cuando el Gobierno obstruye el reconocimiento de un ecosistema hídrico nacional; y a pequeña escala cada vez que un ciudadano tira basura al río o quebrada que circunda su casa.

Enmienda: Hace unos días con la presunta fuga de alias ‘El Paisa’ de la zona veredal, salió a flote nuevamente ese odio rival que llevamos tan colombianamente en las entrañas. Yo no sé si se voló y lo convencieron de regresar o todo fue un montaje de los detractores del acuerdo, pero por Dios quitémonos el disfraz de buitres que asechan al herido esperando que muera. Acá el enfermo, es el país de todos: Colombia.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 17 =

Más populares

To Top