Blog

Una gran oportunidad al frente

José Ortiz Mendez

Twitter: @joseortizm_  

joseortizm.com

Hoy el mundo no es el mismo del que vivimos cuando éramos niños o cuando nuestros padres se conocieron.  Ya no nos comunicamos con cartas que llegan luego de varios días o realizamos llamadas al  extranjero desde el centro de la ciudad. La tecnología está cambiando nuestras vidas.  

Probablemente, ha escuchado  antes esta historia: cuatro jóvenes que les gusta la programación de computadoras han creado un sitio web donde sus amigos y los amigos de sus amigos se divierten.

Luego de un año, la web ya recibe muchas visitas y esta valora en más de un millón de dólares.  

La tecnología ha permitido que los emprendimientos puedan pasar fronteras y sean más exitosos gracias al mundo digital. Muchas personas, entre ellos jóvenes, vienen desarrollando proyectos con la finalidad de formar una empresa.  

Sin embargo, no todas las personas tienen acceso a nuevas tecnología, sobre todo en Latinoamérica. Por ello, hoy quiero comentar dos casos,  que están sucediendo en la región, donde se busca promover la inclusión de las mujeres en la tecnología:

-Laboratoria, código que transforma: Laboratoria es una organización que busca empoderar a las mujeres formándolas como desarrolladoras web y busca incorporarlas en las diferentes empresas de cada país donde se encuentran. Actualmente están en México, Chile y Perú. Luego de un proceso de selección, las chicas empiezan a recibir clases de HTML, CSS y JAVASCRIPT con una metodología ágil para crear sitios webs.  Más del 75% de sus alumnas encuentran trabajo al ser egresadas y en promedio triplican su salario.

-Technovation México: Es un programa que se desarrolla en cuatro regiones de México. Niñas de 10-18 años aprenden y desarrollan sus habilidades para solucionar los problemas de sus comunidades a través de la tecnología. Al final del programa, las alumnas presentan un prototipo de su aplicación, plan de negocio y pitch.

En Colombia, hay una comunidad interesante llamada: “Django Girls Colombia”, quienes realizan eventos o talleres de desarrollo y  tecnología para promover la inclusión del género femenino.  

Es importante destacar que estas iniciativas vienen de emprendedores o pequeñas organizaciones y no de empresas corporativas.  

Algunos bancos en la región han abierto sus centros de innovación (como el BBVA en Colombia), otras empresas empiezan a ofrecer capital semilla para proyectos o startups. También están abriendo puertas, para el uso de sus instalaciones, por reuniones o meetups de las comunidades. Sin embargo, el apoyo aún es débil.  

Es vital para el ecosistema latinoamericano la solidaridad entre el mundo corporativo y el no corporativo (por no decir otro sinónimo).

Ojalá que se den cuenta que tienen una gran oportunidad al frente.   

____________________________________________________________________________________________

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Carácter no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 5 =

Más populares

To Top