Blog

Véndase, pero no se abarate

Por: Laura Luna

Columnista de Opinión

@LauraMLuna

Octubre 27 de 2017

La conciencia es el mejor libro moral que tenemos.

Blaise Pascal

Que bueno sería disfrutar en verdad de la democracia y que lejos estamos de ese sentimiento de alegría en nuestra cotidiana época electoral. Poder escuchar, analizar y debatir los argumentos de varios candidatos serviría para que cada colombiano creara un horizonte político y se sintiera arte y parte de la nación, pero acá las campañas son casi que el balcón donde se exhiben los peores defectos del ejercicio democrático.

Basta con mirar las SIETE (merece mayúscula sostenida) aspiraciones presidenciales que han preferido el sendero de las firmas ciudadanas a la representación partidista. La medida que constitucionalmente buscaba el apoyo a través de rúbricas surgió de manera legal como incentivo a los actores políticos que no estaban dentro de los partidos para que se pudieran organizar y participar en igualdad de condiciones con el resto de postulados.

Esa opción por firmas tenía un objetivo loable hasta que reconocidos líderes, con amplia historia política y de militancia en grupos tradicionales vieron en esta herramienta una oportunidad para desvincularse de los pésimos antecedentes partidistas y zafarse así de la asociación (por un color, un lema o una imagen) que tendrían a las incuantificables investigaciones por corrupción. Además, esta candidatura genera la falsa sensación de ser más cercana a los ciudadanos, empezando campaña de manera anticipada y tomando distancia de los colectivos.

Por otro lado, hablemos también de cómo empiezan las presiones y la compra de votos. Si las maquinarias políticas antes trabajaban para apoyar a los indestronables y consolidados partidos, ahora deben duplicar esfuerzos para posicionar a un individuo como única opción. Y ya empezaron los sobornos y las exigencias, y con fortuna a la par las investigaciones y las declaraciones de insubsistencia. Estamos condenados a nuestro infortunado destino si no somos sujetos políticos de verdad.

Pasa en este momento en cualquier oficina de Colombia. Un contratista angustiado porque de manera indirecta el supervisor de su contrato le ha manifestado que si gana X candidato habrá trabajo fijo cuatro años más pero que para eso hay que garantizar al menos 20 voticos y que no, no es gratis, porque el que vote y compruebe que ‘ayudó a la causa’ tendrá comida y transporte por la jornada. En cambio, si el mencionado pierde, usted (o sea el contratista) será reemplazado de su cargo por una persona más eficiente que si consiguió los 20 voticos y ayudó al ganador.

Yo no vengo a promover una renuncia masiva de todos los que han estado en esta situación, aunque se sorprenderían de ver el poder de las mayorías (porque tengo la certeza de que son muchos) al negarse a un acto que no solo es corrupto, sino que desestima la democracia por la que tanto ha luchado el país. Yo si creo que uno se vende cada vez que vota. En el sentido más romántico del asunto. Me gusta pensar que le puse precio a mis exigencias y solo los mejores tenían lo suficiente para pagar por ello. Considero que en el mundo ideal nadie se debe vender, pero en el real, todos tenemos un precio. Y lo mejor sería que todos y cada uno de nosotros, exigiera, participara y evaluara activamente para que así le saliéramos bien caros a los políticos.

Enmienda: El pasado domingo los registros de la Fundación Paz y Reconciliación evidenciaron que, este año han sido asesinados 81 líderes sociales (una cifra que ya casi duplica la del año pasado) y el Gobierno solo ha expresado que está investigando al respecto. Mientras tanto, la lista sigue creciendo y el temor aumentado.

____________________________________________________________________________________________

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Carácter no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen.

Comentarios de Facebook
1 Comment

1 Comment

  1. Luis eduardo baquero

    4 noviembre, 2017 at 3:55 am

    Debemos empezar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Once + dieciseis =

Más populares

To Top